Clásico naco tratando de meterse a la fila, y obviamente nadie le da el paso.