Ese momento cuando el metro parece película de terror, a oscuras pues las luces están fundidas.