No hay nada mejor que comerse un pollito en el cine